Blog Languages

Comarca Sierra Mágina - Torres

El pequeño municipio de Torres es un destino de especial interés para los devotos del llamado turismo rural. Y es que uno de sus mayores atractivos lo constituye el hecho de que parte de sus tierras, que se extienden por el valle del río Torres, se encuentran dentro del Parque Natural Sierra Mágina.

Entre los enclaves naturales más interesantes del entorno cercano al casco urbano de Torres está el del arroyo de los Fresnos de Fuenmayo, con manantial y zona de acampada. Para llegar a este agradable lugar, situado en la falda del pico Almadén, sólo hay que recorrer unos siete kilómetros bien practicando senderismo o bicicleta de montaña o a bordo de un coche. Para disfrutar de una magnífica panorámica del Parque Natural Sierra Mágina, hay que ir al Monte Aznaitín que, con una altitud de más de 1.700 metros, se encuentra situado a unos 10 kilómetros. Otro de los lugares de interés paisajístico es el Monteagudo, otro mirador natural de casi 1.700 metros de altitud, que se halla a unos seis kilómetros del pueblo que hay que recorrer a pie.

En el conjunto de su caserío, que se extiende por la falda del llamado Cerro de la Vieja, el viajero podrá disfrutar de su patrimonio histórico y artístico. Para ello, deberá prestar atención a edificios como el Palacio de Don Diego de los Cobos, de estilo renacentista; la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán, con su espadaña del siglo XVIII y su pila bautismal con inscripciones góticas; y lasmurallas del reloj. También son interesantes sus casas-cueva, los retos arqueológicos encontrados en el Cerro Alcalá y los restos de pinturas repuestres de la Cueva del Morrón.

Los aficionados a la artesanía encontrarán en Torres muebles de madera.

Para saborear los manjares tradicionales de la gastronomía de los torreños, hay que pedir platos como la masa de morcilla llamada betún, gachas coloradas, migas de harina, talarines y espinacas con miguilla. Para los más golosos están dulces como los roscos blanquete, los papaviejos, los huevos nevados y los almendrados, entre otras delicias reposteras. También hay que probar sus cerezas, sus guindas en aguardiente y su vino de nueces.

Aquellos visitantes que pretendan vivir las fiestas populares de Torres, deben acudir al pueblo en abril, para la Fiesta de San Marco, cuando los vecinos de la localidad celebran una estupenda comida campera en la que el manjar principal es el típico hornazo; en mayo para la Fiesta de los Jornaleros, cuando procesionan la imagen del Cristo Crucificado; y en septiembre, para Fiestas patronales de Nuestro Padre Jesús de la Columna, cuando tienen lugar animadas verbenas nocturnas.

El viajero que desee disfrutar durante varios días del patrimonio histórico, artístico y natural de Torres, encontrará en su término municipal diferentes tipos de alojamientos turísticos.

El municipio de Torres se encuentra a unos 30 kilómetros de la ciudad de Jaén, desde la que se puede llegar tomando la A-316 en dirección a Mancha Real. Una vez que atravesamos este municipio, hay que seguir por la JV-3242 que nos conduce directamente a nuestro destino.