Palos del Flamenco - Palos Comunes

La cantaora Rocío Bazán

De los diferentes palos flamencos que existen, sólo cuatro son los comunes a todas las provincias andaluzas:

Alboreá : Su denominación procede del término alborada y también aparece como arbolá o albolá. Se trata de un cante propio de los gitanos que tiene lugar dentro de sus ritos nupciales. Entre sus letras más conocidas están las que hacen referencia a la virginidad de la novia. Aunque es un palo que se da en toda Andalucía, incluso en algunas zonas de Extremadura, donde más se lleva a la práctica es en las provincias de Sevilla y Cádiz.

Fandango : para muchos estudiosos del flamenco, se trata del cante más primitivo que existe y muchos apuntan que en sus orígenes era una danza cantada que empezó a popularizarse y extenderse por toda Andalucía a partir del siglo XVIII. Entre los fandangos más conocidos se encuentran los de Huelva.
 Clip de audio - Cante: Juan Vélez Contacto: giraudo@ya.com

Saeta: es uno de los cantes que se encuentran dentro del grupo de géneros llamados “cante a palo seco”, es decir, sin acompañamiento musical. Tan propio de la Semana Santa andaluza, como cante popular parece ser que nació alrededor de 1840. Dentro de la saeta, hay diferentes estilos y entre ellos, los más destacados son la saeta cordobesa vieja, la cuarteta de Puente Genil y la samaritana de Castro del Río.

Zorongo : fue un baile americano de negros que, durante la época romántica, estuvo muy de moda. Después de un tiempo en el que casi no se usaba, lo recuperaron los gitanos a principios del siglo XX.