Blog Languages

Ciudad de Almería - Alcazaba

La Alcazaba © Michelle Chaplow

De ruta por el Conjunto Monumental de Alcazaba de Almería.

Arturo del Pino Ruiz
@Arturodelp
Conservador de Patrimonio Histórico y arqueólogo. Exdirector de la Alcazaba de Almería.

“Cuando Almería era Almería, Granada era su alquería, Málaga su puerta y Murcia su huerta”, así reza el dicho popular para enaltecer la época dorada de Almería allá por el siglo XI, frente al que luego sería el importante reino nazarí de Granada.

Y es que si Ud. ha leído hasta aquí, tiene que tener en cuenta que si visita Almería capital o provincia, necesitará dejar constancia de la misma en sus redes sociales o álbum familiar inmortalizando alguno de los magníficos rincones de los que para algunos es la mayor fortaleza andalusí de la Península Ibérica, aunque como veremos, en realidad se trata más bien de una ciudadela fortificada donde residía el poder político y militar de la época. Ésta forma, junto al lienzo de la muralla de la Hoya y del Cerro de San Cristóbal, uno de los más impresionantes conjuntos monumentales defensivos medievales de al-Andalus, siendo el segundo Conjunto Monumental más visitado de Andalucía (2018).

Historia de la Alcazaba

El Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería, es una fortaleza inexpugnable ubicada en un promontorio aislado elevado mirando hacia el mar y a la propia ciudad. Cumple a la perfección su papel geoestratégico, pues desde ella se visualizan los cuatro puntos cardinales y en especial la mar profunda, desde la que llegaron sus principales altercados y sus jugosos beneficios a través del comercio con el Mediterráneo. Aunque durante los últimos años se ha constatado mediante diferentes excavaciones arqueológicas la presencia de Roma tanto en el interior como en exterior de sus murallas, su actual silueta se debe a su fundador, el califa omeya Abd al-Rahman III que mandó construirla en la segunda mitad del siglo X, según consta en una inscripción en mármol, hoy en el Museo de Almería, si bien de nuevo los arqueólogos han encontrado evidencias anteriores, en concreto un vieja fortificación emiral (ca. siglo IX-X) coincidente con los actuales segundo y tercer recinto, donde la población podría guarecerse en caso de ataque. Al-Mariyya, como sería conocida en las fuentes historiográficas, fue en su origen un fondeadero de Bayyana, importante ciudad emiral situada en lo que hoy es Pechina. Con el tiempo pasaría a convertirse en uno de los principales puertos comerciales más prósperos de occidente, desplazando a la vieja ciudad de Sierra Alhamilla.

En un rapidísimo repaso por su devenir histórico hay que decir que en época de taifas (siglo XI) la alcazaba vivirá su momento de mayor esplendor, al igual que la ciudad. En su interior se construirán magníficos palacios que irán evolucionando a lo largo de los siglos. En el 1147, la ciudad y su fortaleza serán tomadas por Alfonso VII con ayuda de genoveses y pisanos, permaneciendo en manos cristianas durante diez años, momento en el que la ciudad se viene abajo económicamente, pues aunque se habla de cruzada contra el infiel, en realidad, la conquista de la ciudad lo que busca principalmente es acabar con al-Mariyya como puerta de oriente de la entrada de todo tipo de mercancías, especialmente las cotizadas especies, metales preciosos y el suculento mercado de esclavos. En época nazarí, ya en el siglo XIII, la fortaleza sufre importantes modificaciones, se abren nuevas puertas como la Torre de la Guardia, se adosan estructuras, se modifican los palacios o levantan nuevas torres como una de las más afamadas, la de los Espejos, con leyenda incluida que podrá encontrar el visitante en muchos de los recursos on line existentes hoy en día sobre la fortaleza y la ciudad. Finalmente, la ciudad y su alcazaba fue tomada mediante capitulación y sin violencia alguna por los Reyes Católicos en 1489, momento en el que deja de funcionar como ciudadela fortificada para convertirse en un espacio militarizado, avanzadilla y nueva frontera con el mundo islámico del norte de África, separada por ese eje vehicular de culturas y civilizaciones que es el mar Mediterráneo.

¿Visita la Alcazaba?

“No se asciende si no es con fatiga, ni se trepa hasta ella si no es con pena; es sólida en su aspereza, extraordinaria en su inaccesibilidad”, así se refería el poeta al-Udri (Dalías, 1003/Almería, 1085) a la inexpugnable Alcazaba de Almería. Y es que el visitante ya en su primer ascenso por la hoy escalonada rampa tendrá que pasar por la Torre de la Guardia, la actual entrada principal del monumento. En su subida en zigzag es conveniente detenerse para no cansarse en demasía. Es recomendable hacerlo o bien junto a la imponente torre de los Espejos, que ya les proporciona unas impresionantes vistas sobre la bahía de Almería, o justo enfrente de la Puerta de la Justicia, una puerta en recodo con muchas transformaciones históricas, pero que desde época nazarí al menos era la verdadera entrada a la fortaleza. Habrá cubierto Ud. la antesala de los cinco espacios diferenciados de los que dispone el monumento, aunque uno no es visitable por encontrarse al exterior de la muralla norte.

Pasada la Puerta de la Justicia, a su izquierda podrá encontrar los aseos y a su derecha un Centro de Recepción de Visitantes que le informará de todo, especialmente de los recorridos aconsejables. Este primer recinto actualmente se encuentra ajardinado, aunque en origen se documentaron dos barrios de viviendas y un cementerio. La única construcción hoy visible es un aljibe y el pozo de una noria. En el extremo oriental se localiza el Baluarte del Saliente, un buen lugar desde el que se puede contemplar el lienzo de muralla que discurre por la Hoya y el cerro de San Cristóbal. Desde aquí ascendemos junto a la muralla norte hasta la explanada del Muro de la Vela, para adentrarnos en el segundo recinto a través de alguna de las puertas del llamado Muro de la Vela, en la que destaca la espadaña y una campana (siglo XVIII). Se recomienda al visitante a indagar sobre la historia y la leyenda de esta peculiar campana, todo un reto para el visitante. De allí destaca un aljibe califal (siglo X), la ermita mudéjar de San Juan (siglo XVI), que no mezquita, como algunos autores la siguen llamando. Frente a ella se reconstruyeron en los años sesenta dos casas musulmanas, hoy musealizadas. Adosados a la muralla norte se localizan los denominados Baños de la Tropa, construcción del siglo XI que continúa en uso hasta el siglo XVII, y la idealizada Casa del Alcaide, donde puede descansar y recrearse en un espacio de cine, pues han sido muchas las películas rodadas aquí. Separado por un grueso muro del resto de edificaciones entrará Ud. en la zona palacial, donde el rey andalusí vivió entre lujos y comodidades. No se pierdan el Muro de la Odalisca, o los baños privados de palacio (hamman).

Y sí, no han dejado de visualizarlo desde que entraron por la torre sur del segundo recinto, se trata quizás de uno de los últimos castillos medievales construidos en la Península Ibérica. Acaba Ud. de llegar al tercer recinto, un castillo construido entre los últimos años del siglo XV y los primeros del XVI. El interior se organiza en torno al patio de armas, en cuyo centro existe un aljibe y un silo que en ocasiones se utilizó como mazmorra. A la derecha domina la Torre del Homenaje y a continuación las torres de la Noria y la Pólvora, con excelentes miradores sobre el puerto y varias piezas de artillería antiguas, algunas de ellas provenientes de Adra, que ahora sabemos gracias al Archivo Ochotorena, primer director del Conjunto. Atentos también a las huellas de los terremotos, que fueron muchos y famosos.

Recomendaciones antes de visitar la Alcazaba.

Al visitar la Alcazaba de Almería, se recomienda unos sencillos pasos para no llevarse ninguna sorpresa cuando usted se encuentre en su entrada principal. Tengan en cuenta que el monumento tiene unos 25.000 metros cuadrados y subidas algunas de ellas muy pronunciadas, y algo muy importante, aunque en los últimos años ha habido tímidos avances para adaptarla a las personas con otras capacidades, éstas no son sufcientes. Por ello, lo primero que deben de hacer es consultar la página web del Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería, llamar por teléfono, o contactar con ellos a través de alguna de las redes sociales de las que disponen. Allí podrá encontrar información básica sobre los horarios de apertura y cierre en las diferentes estaciones, los días festivos de cierre, información básica sobre las últimas investigaciones arqueológicas, folletos on line en diferentes idiomas, su guía oficial que podrá comprar on line y las actividades culturales que realiza la institución a lo largo del año, que son muchas, como las campañas por el 28-F, Día de Andalucía, el día de los Monumentos y Sitios (18 de abril), de los Museos (18 de mayo), sus maravillosas Noches de Alcazaba durante el verano, las Jornadas Europeas de Patrimonio en los meses de octubre y noviembre o la Campaña de Navidad en fechas tan señaladas. ¿La visita?

Ascending cannot be possible if it is not with fatigue
and it cannot be climbed with no sorrow,
it is solid in its roughness,
extraordinary in its inaccessibility.
al-Udri (Dalias, 1003/ Almeria, 1083).

Horarios

Del 1 de abril al 30 de junio

Martes a sábado de 09:00 a 21:00; domingos y festivos de 09:00 a 15:00. Abierto todos los festivos, incluso los locales. Cerrado 1 de mayo. Lunes cerrado, excepto los lunes víspera de festivo (abierto con horario de festivo).

Del 1 de julio al 15 de septiembre

Martes a sábado de 09:00 a 15:00 y de 19:00 a 22:00; domingos y festivos de 09:00 a 15:00. Abierto todos los festivos, incluso los locales. Lunes cerrado, excepto los lunes víspera de festivo (abierto con horario de festivo).

Del 16 de septiembre al 31 de marzo

Martes a sábado de 09:00 a 18:00; domingos y festivos de 09:00 a 15:00. Abierto todos los festivos, incluso los locales. Cerrado 1 y 6 de enero y 24, 25 y 31 de diciembre. Lunes cerrado, excepto los lunes víspera de festivo (abierto con horario de festivo).

Tarifas

Ciudadanos de la UE acreditados: gratuita. Otros Países: 1,50 euros.