Blog Languages

Comarca Alpujarra Almeriense - Alicún

Uno de los aspectos más bonitos de Alicún es su paisaje, escalonado con hermosas terrazas pobladas una frondosa vegetación. Además, su pasado musulmán queda patente en las chimeneas que asoman de las azoteas, como si de linternas orientales se tratase.

También de la estancia del pueblo árabe se conserva un alminar, pero los asentamientos humanos se dieron ya muchos siglos antes. Así, Alicún cuenta con un yacimiento megalítico en la Loma de Alicún y con una Fuente Termal en la plaza del pueblo, conocida como Baños Huecijanos y que fue usada en tiempos del Imperio Romano. Más reciente es la iglesia parroquial de San Sebastián, patrón del pueblo, construida a principios del siglo XX.

Los principales manjares que nos ofrece la gastronomía de este pueblo de la comarca de la Alpujarra Almeriense son platos como la fritada alpujarreña, el conejo al ajillo, la cocina mareá, las migas, el encebollado con hígado de cerdo, las tarbinas colorás y las gachas saladas, sin olvidarnos de los embutidos, las naranjas y las uvas.

También hay una gran variedad de dulces típicos, como los roscos de Semana Santa, los soplillos de huevo y almendra, los mantecados de miel y las rosquillas.

Alrededor del 20 de enero Alicún celebra sus fiestas patronales en honor a San Sebastián y en el mes de agosto, concretamente el día 26, tiene lugar la fiesta del voto.

Alicún está situado a unos 30 kilómetros de Almería capital, desde donde se puede llegar por la autovía A-7 en dirección a Granada, tomando la salida 448 en dirección a Benahadux. Una vez estemos en la A-92, debemos atravesar Huércal de Almería y Benahadux para enlazar con la carretera A-348 y continuar por la ALP-606, que nos llevará a nuestro destino.