Blog Languages

Comarca La Campiña - Écija

La iglesia de Santiago

Los aficionados a la Historia del Arte harán bien en visitar el municipio sevillano de Écija, declarado Conjunto Histórico-Artístico. En el recorrido por sus calles y plazas, se verán continuamente sorprendidos por las numerosas y bellas iglesias, palacios y museos que conforman su magnífico patrimonio histórico y artístico. También es un destino ideal para los amantes del mundo ecuestre, ya que aquí se encuentra la Yeguada Militar, el Centro de Reproducción Equina, el Centro de Selección de Reproductores del Estado y la sede de la Asociación de Criadores de Caballos Angloárabes.

El hecho de que Écija forme parte de la Ruta Bética Romana y de la deWashington Irving del Legado Andalusí, pone de manifiesto que sus tierras fueron habitadas por algunas de las civilizaciones más importantes de la historia. También forma parte de otra de las rutas turísticas de carácter cultural por tierras andaluzas: la Ruta de Artealia.

Para no dejar en el olvido ninguno de los elementos de su abundante patrimonio histórico-artístico, una buena medida es iniciar el recorrido por la llamada “ciudad de las torres” en el Ayuntamiento. Detrás de su bonita fachada neoclásica de ladrillo visto, se encuentra la Oficina de Turismo, donde podrá conseguir planos de la ciudad y toda la información pertinente. Después, es la ocasión de conocer la Sala Capitular del Consistorio, una de las piezas más artísticas del edificio, con artesonado renacentista, una colección pictórica de entre los siglos XVI y XX y magníficos mosaicos del siglo II considerados entre los más interesantes de la Bética.

En el conjunto de su patrimonio abundan los templos religiosos, como son: laIglesia de la Concepción, con fachada renacentista de ladrillo visto y espadaña con pilastras salomónicas; en su interior destacan los artesonados de lacería mudéjar y un retablo barroco. La Iglesia de la Victoria, con portadas de mármol labrado en estilo barroco y una bella torre; la Iglesia de los Descalzos, y también con portada barroca pero de ladrillo visto y con una interesante colección de imágenes y retablos igualmente barrocos; la Iglesia de San Felipe Neri, de estilo neoclásico y en el interior algunos lienzos e imágenes del XVIII; la Iglesia de San Gil, cuya torre está considerada una de las más elegantes del barroco ecijano; la Iglesia de San Juan, con su emblemática torre ricamente decorada con azulejería, pináculos y ondulaciones y coronada por un ángel-veleta; la Iglesia de Santa Ana, con torre barroca decorada con azulejería y ladrillo tallado; la Iglesia de Santa Bárbara, de estilo neoclásico y en cuyo interior se encuentran el mejor coro de Écija, tallado en estilo rococó; la Iglesia del Carmen, con portada de grandes columnas y torre barroca; la Iglesia Mayor de Santa Cruz, de estilo neoclásico y que guarda en su interior una interesante colección de orfebrería, así como un estupendo sarcófago paleo-cristiano del siglo V; y la Iglesia de Santiago, de estilo gótico-mudéjar.

En el capítulo de arquitectura civil destacan en Écija numerosos palacios como: el Palacio de Justicia, conocido popularmente como el Palacio de las Tomasas, que muestra un estilo inspirado en la Alhambra y en el que sobresalen su patio central, su escalera y los artesonados; el Palacio de Peñaflor, de estilo barroco, está declarado Monumento Histórico y Artístico; el Palacio de Santaella, con bella portada labrada en piedra con pilastras cariátides y, en su interior, una escalera cubierta por una impresionante cúpula de tambor; y el Palacio Las Palmas, con portada barroca y, en su interior, patio porticado y salones con artesonados de lacería mudéjar.

También hay que visitar en Écija la Parroquia de Santa María, con su Museo Arqueológico, en el que destaca la cabeza en mármol de Germánico, de época romana; y el Museo Histórico Municipal, instalado en el bello Palacio de Benamejí, con impresionante fachada barroca y originales caballerizas, que está declarado Monumento Histórico-Artístico. El museo exhibe interesantes restos arqueológicos tanto de tiempos prehistóricos como de la época tartésica, romana y árabe; así como objetos y piezas relativas al arte ecuestre. Otro museo es el deArte Sacro de la Parroquia de Santa Cruz, que consta de cinco salas y muestra piezas de platería, esculturas, pinturas, bordados, documentos y grabados que datas de entre los siglos XVI y XIX.

El visitante que desee conocer la artesanía típica de Écija, debe buscar objetos de cerámica, de ebanistería, de guarnicionería, de forja, y encuadernación artística.

Los que quieran degustar su gastronomía tradicional, tendrán que probar platos como la sopa de gato, espinacas labradas, el gazpacho ecijano y el rabo de toro. De su repostería, sus famosas yemas y los dulces que elaboran las monjas de los conventos de la ciudad.

En cuanto al calendario festivo de Écija, hay que destacar su Semana Santa, que está declarada de Interés Turístico Nacional; y la Feria de San Mateo, que tiene lugar en septiembre. Además, son numerosas y muy atractivas las actividades relacionadas con el caballo que se celebran a lo largo del año en este municipio.

El municipio de Écija se encuentra a unos 90 kilómetros de la ciudad de Sevilla, desde la que se puede llegar tomando la salida 455 de la A-4.