Blog Languages

Comarca de Guadalteba - Ardales

Una de las vistas más bonitas de Ardales se obtiene de noche, bajando por la carretera A-357, desde Campillos, cuando todo el pueblo está iluminado. Entonces comprobaremos cómo su casco urbano se extiende sobre la falda de un escarpado cerro coronado por las ruinas del llamado Castillo de la Peña.

Habitado desde la prehistoria, este municipio malagueño de traza medieval guarda un rico e interesante patrimonio natural y arqueológico. En él se encuentran las huellas del hombre de la Edad del Cobre y de pueblos como los bástulos, celtíberos, romanos, árabes y, finalmente, los cristianos.

Una visita pausada a los lugares más destacados del municipio nos permite conocer y revivir su pasado. De su época prehistórica nos habla la Cueva de Ardales, también llamada de Doña Trinidad o de la Calinoria, que puede visitarse previa cita. Situada a unos cinco kilómetros del casco urbano, guarda en su interior pinturas rupestres de la época solutrense, un importante yacimiento neolítico y varios enterramientos del calcolítico. Junto al edificio del Ayuntamiento, en la Plaza de la Constitución, está la Sala de Interpretación de la Cueva Prehistórica de Ardales, donde se exponen materiales arqueológicos y paneles con las reproducciones de las principales pinturas y grabados que conserva la cueva.

De la época romana es el Puente de la Molina y el ya citado Castillo de la Peña, aunque de éste último los restos que se conservan corresponden a la época medieval. El puente se encuentra sobre el río Turón, bajando desde la plaza de San Isidro, por la calle de los Carros. Los restos de la antigua fortaleza se hallan en la parte más alta del casco urbano.

En la zona de las Mesas de Villaverde, a unos cinco kilómetros del centro del pueblo, podremos visitar la Ciudad Mozárabe de Bobastro. Se trata de un interesante conjunto arqueológico medieval que data de los siglos IX y X, del que destaca la iglesia rupestre en la que se mezclan elementos arquitectónicos califales y cristianos.

En el casco urbano, hay tres edificios de carácter religioso que también merecen una visita. La Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, de estilo mudéjar y construida a finales del siglo XV sobre una mezquita, que se encuentra junto al ya mencionado Castillo de la Peña. Destaca su portada barroca y un bello frontón curvo partido. En la parte baja del pueblo, está el Convento de los Capuchos, de los siglos XVII y XVIII; y cerca de éste, la Ermita de la Encarnación, de planta rectangular, bóveda de medio cañón y decoración típica del siglo XVIII.

Otros lugares de interés son el Desfiladero de los Gaitanes y su conocidoCaminito del Rey porque fue inaugurado por el Rey Alfonso XIII; y el embalse de El Conde de Guadalhorce.

En cuanto a la artesanía, en Ardales son típicos los encajes de bolillos y los artículos de crochet. También encontraremos objetos de mimbre, caña, pleita de esparto, albardonería, fragua y forja.

De su gastronomía, los platos típicos son el chivo a la pastoril y la caldereta de cordero. También son tradicionales productos de repostería como las galletas de almendra, la torta de aceite, las empanadillas de cabello de ángel en dos variedades y los roscos de vino.

Para conocer y vivir el carácter festivo de los ardaleños, podemos elegir entre el mes de septiembre, cuando, durante su primera semana, se celebra la llamadaFeria Grande, con su Romería de la Virgen de Villaverde; y el mes de febrero, que es cuando tiene lugar la Fiesta de la Matanza. En esta ocasión, podremos degustar carne de porcino y disfrutar del mercado de agroalimentación de la comarca. Además, el 15 de mayo se celebra el día de San Isidro, patrón de Ardales.

Ardales se encuentra a 52 kilómetros de la ciudad de Málaga, desde la que se llega por la carretera A-357.