Blog Languages

Filabres - Sierra Alhamilla - Lucainena

Lucainena

Marta Palomo Hermoso

Esta localidad almeriense ha atraído desde el Neolítico a numerosos pobladores gracias a la riqueza en metales de la que gozaba. Y es que sus minas de hierro otorgaron un esplendor que hoy podemos contemplar en la majestuosidad de los ocho hornos donde se calcinaba este mineral.

Aunque el origen de su población actual lo encontramos en la época romana con restos arqueológicos de lo que fue toda una villa romana.

Más tarde llegó con la ocupación musulmana y con ella su denominación actual puesto que la localidad se rodeó de una muralla y siete torres que defendían a sus habitantes, razón por la que pasó a denominarse Lucainena de las Siete Torres; quedando más tarde reducido a su actual nombre: Lucainena de las Torres.

Ya en siglo XVII se construyó la Iglesia Parroquial de Santa María, que se conserva en buen estado; aunque la patrona de la villa es la Virgen de Monte Sión.

Si continuamos el recorrido por el pueblo llegaremos a su plaza principal donde se ubica el Ayuntamiento y un árbol centenario. Además conserva intacto un lavadero público y una fuente donde se puede beber agua de la sierra.

Su entorno merece una visita sólo por conocer las antiguas minas de hierro y también la fuente de aguas sulfurosas que se ubica donde antaño se construyeron unos baños públicos; pues, según cuenta la leyenda esas aguas tienen propiedades curativas.

Así que Lucainena es un destino perfecto para los amantes del turismo rural que quieran pasar unos días admirando paisajes que mezclan tradición y naturaleza.

Los productos más característicos de su artesanía son los jabones elaborados manualmente, así como los talleres de alfarería y de telares.

En relación a su gastronomía destacan platos como los gurullos de conejo, las pelotas de maíz o el caldo colorao.

Sus fiestas patronales se celebran en junio en honor a San Sebastián y en septiembre con la Feria de la Virgen de Monte Sión. En julio hay una romería por la Rambla Honda.

Unos 53 kilómetros separan Lucainena de la capital y para llegar tomaremos la N-340 dirección Huércal, después la A-92 dirección Benahadux y al pasar Tabernas por la ALP-721 encontraremos nuestro destino.