Blog Languages

Filabres - Sierra Alhamilla - Gérgal

Gérgal

Marta Palomo Hermoso

Una visita a Gérgal es la última parada antes de llegar al desierto almeriense. Asentada sobre la ladera de la sierra de Filabres y coronada por un majestuoso castillo, esta villa ha sabido resistir al paso del tiempo y de las distintas civilizaciones que la han ocupado.

Los primeros pobladores de los que existen restos de yacimientos arqueológicos son de origen bereber: sepulturas de santos y de herramientas de labranza; vestigios que se pueden visitar en los parajes de El Almendral y El Sepulcro.

Pero si hay algo que llama la atención del visitante nada más llegar a la villa es el Castillo que se alza sobre la ladera de la montaña que sirve de abrigo al municipio. Se trata de una gran fortaleza del siglo XVI que sirvió de refugio y defensa en tiempos pasados; incluso fue elegido para defender la provincia de Almería del asedio de los piratas.

Tras muchos años de abandono ha sido restaurado y aunque es de propiedad privada puede visitarse sin problemas.

Otro monumento destacado que encontraremos ya en su casco urbano es la Iglesia de Santa María, de estilo mudéjar y del siglo XVI. Merece la pena entrar para conocer los diez altares que conserva en su interior.

Un recorrido por sus calles nos llevará hasta la plaza principal de Gérgal, de gran belleza, paseando entre casas blancas y calles empinadas; entre tejados aún de pizarra.

En sus alrededores es común la práctica de la caza y para los amantes de la naturaleza, hay rutas de senderismo.

Con respecto a su artesanía hay que destacar los talleres de telares que encontraremos en la localidad y de su gastronomía los platos estrella tienen como ingrediente principal las carnes de caza. De esta forma elaboran caldos con aves o gurullos con conejo.

Celebra sus fiestas patronales en enero, en honor a San Sebastián y en verano, en honor a la Virgen del Carmen.

Unos 40 kilómetros la separan de la capital de Almería y para llegar hay que tomar la N-340 dirección Níjar, después la A-92 hasta Benahadux y por la A-339 encontraremos Gérgal.