Blog Languages

Canarias Open de España

Entrevistas con Seve BallesterosSergio GarcíaChema Olazábal y Paul McGinley

ENTREVISTA CON SEVE BALLESTEROS:

"Hace 30 años que jugué el primer Open de España, en 1974 en La Manga. Tenía 17 años.

Siempre me ha gustado jugar en mi país, y sobre todo el Open de España. Desde entonces hasta la fecha han pasado muchas cosas, unas buenas, otras no tan buenas... pero la gran mayoría buenas, y me siento una persona muy afortunada de poderlo jugar tantas veces.

Todo ha cambiado mucho desde entonces, nunca sabemos hasta dónde nos va a llevar la tecnología, cómo puede cambiar el mundo. Pensad simplemente que hace diez años era muy difícil hablar desde una parte del mundo con la otra, y ahora simplemente marcando en un teléfono chiquitito, ¿quién iba a pensar eso?

Con respecto al golf lo que más han cambiado son los palos, especialmente los Drivers, puedo hablar por experiencia del Drive Callaway y de la bola roja de Callaway. Si yo hubiera tenido estos materiales hace 25 años, mi récord de media de golpes, que creo que todavía conservo, seguro que habría bajado a 67 o incluso menos. Hace 25 años, por ejemplo, muy pocos jugadores usaban el Hierro 2; ahora, los hierros largos te dan la oportunidad de pegarle más a la bola.

La tecnología iguala a los jugadores, las nuevas bolas, los palos, el putter escoba, los putters largos... me gustaría que el R&A y la USGA avanzasen un escalón más para estar a la altura de la tecnología. No estoy diciendo que lo hayan hecho mal, no, simplemente que hay que adaptarse. Por ejemplo, lo que pasó en el tercer hoyo de Augusta con Maggert, cuando golpeó el bunker y la bola le dio, esa regla no debería ser así, debería cambiar. ¿Cuál es la diferencia entre estar fuera de límites por un centímetro o por cien metros? ¿Qué pasa cuando la bola entra en el agua por un lado o por otro? Simplemente se debería dropar en la zona de dropaje y eso aligeraría mucho el juego. Las reglas tienen que ser diferentes para los profesionales y los amateurs. Nosotros jugamos al golf como medio de vida, ellos juegan para divertirse. Los amateurs salen de otros tees, con distancias diferentes a las nuestras, y creo que hay muchas reglas que deberían cambiar, es simplemente cómo yo veo la situación.

El R&A y la USGA han hecho un trabajo fantástico pero creo que se deben adaptar a la tecnología y dar un paso adelante. Con el sand wedge de no más de 54º, si se prohíbe el putter escoba y el putter largo, y en la bolsa sólo se permiten 12 palos en vez de 14, así se eliminaría el 25% de los jugadores profesionales.

El golf lo inventaron los británicos para desarrollar la habilidad del jugador, su estrategia, y con los nuevos materiales cualquiera puede jugar. Creo que se debe hacer lo más fácil posible para los amateur pero tiene que ser diferente para los profesionales. A la vuelta de Augusta, en el aeropuerto, tuvimos una conversación muy larga sobre todo esto con Michael Bonallack y Peter Dawson (ex y actual secretario del R&A), ellos escucharon y fue una conversación muy interesante.

¿Por qué sólo el 10º y el 11º del ranking mundial son europeos? No sé, quizás los otros están jugando un poquito mejor. Tengo la sensación de que ahora hay un vacío de jugadores, veo muchos grandes jugadores en el Circuito Europeo, pero no veo grandes campeones".

Pregunta: ¿Crees que Sergio ha hecho bien cambiando de swing cuando todos al principio veíamos en él algo de tu magia? Él dice que buscando consistencia. Seve: "Yo fui muy consistente durante 15 años, esa es la clave que me hizo tan popular, a la gente le gustaba venir a ver el tipo de jugador que era, con golpes erráticos y grandes golpes de recuperación. Casi nunca cogía calle. Por eso nunca me ha gustado el Open de Estados Unidos, no es emocionante, es el más aburrido por la manera en la que preparan el campo, nunca veo el Open USA en televisión, me aburre, sin embargo el Open Británico, de lejos, creo que produce más grandes campeones. ¿Por qué cambiar cuando van bien las cosas? Sergio jugó fantástico el año pasado, top 10 en los cuatro Grandes, ¿por qué cambiar? No lo sé.

Es mi primera vez en Costa Adeje. El campo es bonito y las vistas fantásticas, seguro que será un Open de España fantástico. Sobre todo tiene la defensa de los greenes, son difíciles, y el factor viento será determinante si sopla. Es un campo bastante generoso, hay bastante sitio, un pegador tiene ventaja pero patear bien será importante. Hay tantos jugadores que es difícil nombrar un favorito. José María Olazábal viene de hacer un buen Masters, y a Bradley Dredge le vi jugar en Madeira, donde ganó.

He diseñado un campo aquí en Tenerife, Buenavista, un campo que va a estar al día en cuanto a distancias, ya que por lo que hablábamos antes de la tecnología la mayoría de los campos se han quedado desfasados. Por ejemplo, los bunkers en vez de estar a 230 metros, ahora estarán 245-250 y entrarán en juego. Tiene seis pares 5, seis pares 4 y seis pares 3. Es muy variado y muy equilibrado, con vistas muy bonitas, hay cuatro hoyos rodeando un acantilado y estoy muy contento con el trabajo realizado".

 

ENTREVISTA CON JOSÉ MARÍA OLAZÁBAL:

"El Masters fue una gran dosis de confianza, una verdadera dosis de confianza. Fue muy agradable ver que le estaba dando mejor a la bola, aunque el putter me abandonó. Me costó mucho cogerle el toque al putt, algunas veces le daba demasiado fuerte y otras dejé algunas bolas una fracción cortas. Octavo fue un buen resultado considerando los resultados anteriores, pero me fui de allí fastidiado y dolido por el último día, me dejé muchas oportunidades de birdie, muchas ocasiones en los greenes. Creo que podría haber hecho, y no me estoy tirando a la piscina, cuatro golpes menos en los greenes, aunque no hubiese ganado, pero tal vez habría terminado quinto, mejor de lo que ha sido.

Augusta es ahora un campo muy largo desde que lo han cambiado, ahora hay que pegarle al Drive largo. No es que Weir sea uno de los grandes pegadores, pero le puede dar a la bola bastante lejos, y además, para ganar en Augusta, tienes que patear bien. Antes Augusta premiaba el juego corto extraordinario; hoy, el Drive largo y recto, pero el juego corto sigue entrando en la ecuación. Los que han quedado primeros, aunque no sean grandes pegadores, se han defendido extraordinariamente bien con el juego corto.

La idea es seguir dándole a la bola tan bien como le di esa semana, pero necesitaré cierto tiempo. Allí nos dimos cuenta de algunos pequeños detalles que había que cambiar y que hicieron que la calidad de los golpes fueran mejor que las semanas anteriores. La semana anterior, Butch Harmond me había estado mirando el swing y dijo que no veía nada especialmente malo para que le diera a la bola como le estaba dando.

No, no soy negativo y no fui a Augusta con mentalidad negativa. Soy muy realista y digo las cosas como las siento. Cuando estoy convencido de que algo es corrector y es verdad lo que siento, así lo digo. A pesar de estar trabajando con Harmond los resultados han sido malos. Antes de Augusta yo sabía que no había ninguna sensación de control, la bola no reaccionaba a lo que yo quería hacer, fallaba muchos golpes tanto de salida como con los hierros, y el putt no se estaba portando bien. Butch me dijo que el movimiento del swing no estaba tan mal, pero yo no entendía por qué le estaba dando tan mal a la bola. Estuvimos sentados charlando de todo esto, nos fuimos al campo de prácticas para ver cuál era el fallo y vimos que la cara del palo estaba un poco cerrada en el back swing y eso hacía que fallara los golpes a la izquierda. Estuvimos trabajando en eso.

Sin que haya sido una mejoría importante, la calidad de los golpes que pego buenos es muy alta; de ahí esa diferencia de resultados entre las semanas anteriores y el Masters. A comienzos de temporada estábamos trabajando en otras cosas, vas trabajando en pequeñas cosas para mejorar.

Siempre he tenido claro que durante estos años ha habido una evolución en el deporte del golf, antes se jugaba de otra manera. Ahora está la gente más preparada, están los drivers metálicos, las bolas nuevas... Con el swing que tenía antes estaba limitado, jugaba bien en determinados campos y en otros no tenía opciones, de ahí la determinación de cambiar, pero cambiar lleva tiempo. Sé que es un camino duro por el que tengo que pasar, para ser más consistente de lo que he sido. Hoy en día la gente está más profesionalizada, más preparada, los swings son más físicos, donde la fuerza, además de la técnica, es un factor importante.

El Open de España es un torneo que siempre he querido ganar, lo he jugado muchos años y nunca he sido capaz de ganarlo. En este campo, por las características, se van a hacer muy pocas, los resultados van a ser muy bajos, Los greenes son muy, muy movidos, tienen pianos muy pronunciados. La zona donde debe botar la bola es muy estrecha, no es un campo demasiado largo pero la dificultad está en los greenes".

 

ENTREVISTA CON SERGIO GARCÍA

"Todavía no conozco el campo, ahora saldré a jugar el Pro-Am. Vengo con ganas, a ver si podemos volver a ganar el Canarias Open de España. Espero defender el título con éxito.

Del año pasado recuerdo lo bien que jugué y lo mal que pateé, y aún así, gané por 4 ó 5 golpes.

Vengo no al 100%, con los cambios de swing estoy al 60-70%, como mucho. Sé que debo tener paciencia.

Creo que este es un campo no muy largo, donde se harán pocas. Me gustan los campos difíciles, sacan de ti lo mejor. Todo va a depender del viento, si sopla los resultados no serán tan bajos como se piensa.

Es la primera vez que he hecho cambios drásticos en el swing, aunque sigue siendo natural. Al principio no me encontraba cómodo pero ahora mi juego está mejor, vamos llegando despacito, el swing está mejor cada semana, esto no llega de repente, se toma su tiempo. Confío en que sirva para ser más consistente, esa ha sido la razón del cambio. Lo hablé en casa, con mi padre y mi madre, y todos estuvimos de acuerdo en que era el momento de tomar una decisión, de hacer el cambio. Cuando me ponía a la bola sentía que no podía controlar bien el movimiento del swing. Ahora soy mayor, más fuerte, el swing estaba bien antes, cuando era un poco más joven, pero ahora estaba notando que se me hacía más difícil controlarlo. Ha sido una decisión pensando en el futuro, no me importa perder media o una temporada, lo he hecho pensando en el futuro.

No soy de los que pasa tiempo y tiempo en el campo de prácticas, dar tantas bolas no me ayuda tanto.

Canarias es un sitio fantástico, con buen tiempo, apetece venir. Aquí hay buenos jugadores, no sé quién puede ganar, esperemos que alguno de los españoles".

 

ENTREVISTA CON PAUL MCGINLEY:

"Sólo he jugado cuatro torneos este año y no me clasifiqué para el Masters por un golpe. Tengo que intentar volver a meterme en los 50 primeros del mundo, esa es mi meta. El año pasado, en mitad de la temporada cambié de entrenador, ahora estoy con Bob Torrance y le veo con regularidad. El año pasado jugué once torneos en América y aprendí mucho, fue una gran experiencia, este año me hubiera gustado poder jugar lo mismo, ahora que ya sé cómo va todo. Es muy diferente jugar en América y en Europa.

Ahora, al estar fuera de los 50 primeros, no puedo elegir tanto los torneos. El principio de la temporada en Europa es complicado y es difícil conseguir muchos puntos. Luego vienen un montón de torneos juntos, pero cinco seguidos es el número máximo que yo puedo jugar.

El diseño del campo está bien, pero los greenes son muy complicados, el Tour lo va a tener difícil para encontrar posiciones de banderas, el campo está en buenas condiciones. Hay seis pares 5, en todos se llega de dos y no hay rough, los resultados serán muy bajos".