Blog Languages

Luna de Miel

Luna de miel © iStock
Luna de Miel

La luna de miel es el viaje que los novios preparan y esperan con mayor ilusión. El objetivo es que el viaje de novios sea inolvidable y tan romántico como un cuento de princesas y príncipes. ¿Pero cómo lograrlo? ¿Cómo conseguir que nada ni nadie impida hacer realidad ese sueño?

A todos nos han contado en alguna ocasión más de una mala experiencia en este sentido, historias sobre lunas de miel que se han convertido en lunas de hiel. Viajes de novios que han sido verdaderas pesadillas porque de lo prometido y esperado, nada de nada. Porque los novios han tenido problemas con sus maletas, que se han perdido en algún aeropuerto; porque el hotel que se anunciaba como de lujo, fue algo así como una pensión de medio pelo; porque la información que les facilitó la agencia de viaje sobre documentos o indumentaria imprescindible para el destino elegido no fue completa y/o adecuada,…

Pero, afortunadamente, hay muchísimas empresas de reconocido prestigio que se encargan de organizar, con garantía de éxito, viajes de novios para todos los gustos y bolsillos. Empresas que asesoran sobre los destinos de luna de miel más adecuados según la época de año en que se tenga previsto realizar el viaje de novios, los mejores alojamientos de cada destino, empresas que tramitan toda la documentación necesaria para viajar sin sorpresas indeseables de última hora (muy importante cuando el destino elegido es un país extranjero), que aconsejan sobre la indumentaria más conveniente para el destino elegido, y que facilitan una completa guía de viaje para que los novios saquen el máximo partido a su destino de luna de miel.

Antes de acudir a una agencia de viajes o empresa especializada en la organización de lunas de miel, es recomendable que los novios tengan claro el presupuesto con el que cuentan para el viaje de novios. El segundo paso será elaborar una lista de posibles destinos del agrado de ambos y por orden de preferencias: lugares exóticos y paradisiacos, enclaves históricos de Asía o Europa o ciudades cosmopolitas como Nueva York. También será conveniente que los novios se pongan de acuerdo sobre el tipo de viaje que desean realizar. Algunas parejas prefieren un viaje cerrado, con todo incluido, con alojamiento en pensión completa y con excursiones cerradas e incluidas en el precio final. Otras optan por contratar sólo los billetes de avión, tren, autobús o barco y un alojamiento con media pensión. También los hay que sólo contratan el alojamiento, porque del transporte se encargan ellos mismos.