Blog Languages

Comarca Vega del Guadalquivir - Hornachuelos

Hornachuelos

por Paz Rosado

Este municipio cordobés es un destino especialmente apropiado para los devotos del llamado turismo rural. Sus tierras, incluidas en el Parque Natural Sierra de Hornachuelos, ofrecen enclaves magníficos para la práctica de numerosos deportes al aire libre como la caza mayor, el senderismo, el cicloturismo, o la hípica.

Para conocer todas las posibilidades que brinda este maravilloso espacio protegido, lo mejor es acudir al Centro del Visitante Huerta del Rey, que se encuentra a poco más de un kilómetro del casco urbano de Hornachuelos. Aquí se pueden ver exposiciones sobre las diferentes actividades que en el parque se desarrollan, el área de cuidados de aves rapaces, alquilar burros y caballos para recorrer el parque o disfrutar de su área recreativa con restaurante y tienda de productos típicos de la zona.

El viajero también disfrutará recorriendo las calles de Hornachuelos, que en el siglo XII era una villa amurallada a la que llamaban Furnayulus. Los restos del recinto amurallado y del castillo se pueden observar en la Plaza de Armas de la Fortaleza, que fue levantada en la época del califato. En la calle Mayor veremos la Antigua Posada, un edificio del XVII que presenta una típica arquitectura popular y funcional en la que destaca su patio con galería; y en la calle Doctor Fleming, una pintoresca escalinata de acceso a un grupo de casas tradicionales. También llamará nuestra atención miradores como el de La Corraliza, el de la Plaza del Mirador y el del Paseo Blas Infante; además de edificios de carácter religioso como la Ermita del Salvador o del Santo Cristo, del siglo XVIII, y laParroquia de Santa María de las Flores, de principios del XVI.

Volviendo a los alrededores del núcleo principal de población de Hornachuelo, encontrará el visitante otros lugares de interés como el Monasterio Cisterciense de Santa María de las Escolanias, donde podrá comprar productos como miel, vino, mermelada o queso, así como pernoctar en una de sus celdas; el palacio de Moratalla, donde se hospedaron reyes como Alfonos XII y XIII y cuyos bellos jardines fueron diseñados por el conocido ingeniero francés Forestier; los cuatro pueblos de colonización situados en la zona de regadío del pantano sobre el río Bembézar; la aldea de San Calixto, con su convento de Carmelitas Descalzas; y en antiguo convento de Santa María de los Ángeles.

Siendo como es tierra de caza, sobre todo mayor, no extrañará al viajero que carnes como las de jabalí, ciervo o conejo sean la materia prima de los manjares más tradicionales de la gastronomía de Hornachuelos. Pero también lo es su miel de flores silvestre y el patos silvestres.

El que quiera vivir las fiestas típicas de Hornachuelos tiene que ir al municipio en julio, para la Feria de San Abundio; a principios de agosto, para la Romería y Fiestas de Nuestra Señora de los Ángeles; y el último domingo de abril, para la Romería de San Abundio. Las ferias de sus poblados de colonización tienen lugar entre mayo y junio.

El municipio de Hornachuelos se encuentra a unos 50 kilómetros de la ciudad deCórdoba, desde la que se puede llegar por la A-431.