Blog Languages

Comarca del Poniente Almeriense - Adra

Adra

Además de sol, playas y deportes marítimos o terrestres, este municipio almeriense ofrece al visitante un interesante patrimonio artístico y cultural digno de su dilatado pasado. Y es que Adra parece que fue fundada por los fenicios allá por el siglo VIII a.C. Pero según los restos arqueológicos encontrados en el Cerro de Montecristo, yacimiento catalogado Bien de Interés Cultural, sus tierras tuvieron antes un pasado púnico. En tiempos de la dominación árabe, el núcleo principal de población se asentó en lo que ahora es la barriada de La Alquería (la llamada Adra La Vieja), que una vez conquistada por los cristianos, se traslado a lo que se conoce como Adra La Nueva.

Entre los edificios de carácter religioso más interesantes de Adra se encuentran: la Parroquia de la Inmaculada Concepción, iglesia fortaleza del siglo XVI que guarda en su interior tallas destacadas como la del Cristo de la Expiración; la Ermita de San Sebastián; de finales del XVII y reconstruida en el XVIII, en cuyo subsuelo se han hallado restos de romanos de factorías de salazón; la Iglesia de Nuestra Señora de las Angustias, que, situada en Adra La Vieja, es la más antigua de las parroquias del municipio; y Ermita de San Isidro, del siglo XVIII y ejemplo de arquitectura popular alpujarreña.

En el capítulo de arquitectura militar, nos encontramos con restos de murallas y torreones de lo que fue el antiguo cerco de Adra La Nueva, restos de la fortaleza que Juana “La Loca” mandara construir y la Torre-Vigía de Guainos.

También llamarán la atención del viajero edificios señoriales como la Casa del Conde de Cachón, hoy sede del Museo de Adra y desde cuyo patio se puede acceder al yacimiento arqueológico del Cerro de Montecristo; y las Casas del Marqués de los Gnecco, construidas en el siglo XVIII en diferentes lugares del municipio y que se caracterizan por sus patios de interior ajardinados y porticados.

De su pasado industrial ligado a la minería queda la Fundición de San Andrés, primera fábrica de plomo de España, de la que sólo se conservan dos edificios: la Fabriquilla del Vinagre, hoy centro de exposiciones y la Torre de los Perdigones, sede de la Oficina Municipal de Turismo de Adra y a cuyos pies se encuentra un mirador con vistas al puerto, al Real Club Náutico y a la costa.

Los devotos de la naturaleza podrán elegir entre sus diversas playas y calas repartidas a lo largo de unos 20 kilómetros de litoral y la Reserva Natural de la Albufera del río Adra, donde se observan interesantes aves acuáticas. Los aficionados al senderismo podrán realizar interesantes rutas tanto por su costa como por los alrededores del cauce del citado río y por los montes de la zona.

Los que deseen catar lo más típico de la gastronomía de Adra, deberán pedir platos como los llamados fideos aparte, la olla fresca, migas, gachas y otros elaborados con pescado; así como leche frita, talvinas, buñuelos y roscos borrachuelos y de anís.

Y el viajero que quiera vivir las fiestas tradicionales de este municipio, debe acudir a él para la las fiestas de San Marcos, San Sebastián, las cruces de mayo, la noche de San Juan, la Virgen del Carmen y para la Feria y Fiestas grandes de Adra que se celebran a principios de septiembre.

El municipio de Adra se encuentra a unos 50 kilómetros de la ciudad de Almería, desde la que se puede llegar tomando la salida 389 de la A-7.