Blog Languages

Comarca Valle del Guadiato - Belmez

Belmez

por Marta Palomo Hermoso

Es importante no confundir este municipio con el del famoso misterio de “las caras de Bélmez” pues éste se encuentra en Jaén.

La localidad cordobesa de Belmez no esconde caras en sus casas pero sí ofrece atractivos turísticos muy variados.

Esta población surgió en torno al siglo XII, alrededor de una torre vigía. Sin embargo, hay restos de yacimientos arqueológicos que indican que estuvo poblada desde mucho antes. En la Sierra Palacios hay vestigios que corresponden al Neolítico, fragmentos de cerámica decorados con pigmentos rojos.

Aunque si hay algo que impresiona por su majestuosidad es el Castillo de Belmez. Corona la parte más alta de la villa y se trata de una gran fortaleza de la época medieval desde la que poder divisar una impresionante vista panorámica de todo el valle del Guadiato.

Antes de llegar al Castillo nos encontraremos con la Parroquia de la Anunciación, uno de los monumentos más destacados de Belmez que conserva aún una preciosa torre mudéjar de color rojo levantada a sus pies.

Otros templos religiosos son las ermitas de la Virgen de los Remedios y de la Virgen del Castillo.

Cuenta además con una plaza de toros con 75 años a sus espaldas, de hecho junto con la de la capital de Córdoba es la más antigua de la provincia.

La visita por esta localidad puede continuar en el Museo Histórico de Belmez y del Territorio Minero; pues gracias a los recursos carboníferos la localidad gozó de mucho apogeo y esplendor a mediados del siglo XIX.

Y cerca de lo que antaño fue la zona minera encontramos el Embalse de Sierra Boyera donde se puede practicar todo tipo de deportes acuáticos, como windsurf o vela.

En relación a la artesanía típica de esta localidad hay que destacar la imaginería y algunos de los platos más característicos de su gastronomía son el arroz con liebre o las habichuelas con perdiz.

Una de sus fiestas más populares es el día de los tomillos; jornada en la que es tradición traer tomillo del campo y amontonarlo en las puertas de las casas para después prenderle fuego.

Hay unos 70 kilómetros entre esta localidad y la capital de Córdoba y para llegar tomaremos la N-432 dirección Badajoz.