Blog Languages

Sociedad y Cultura - La Cuesta de Enero

Andalucia.com
La Cuesta de Enero

¡La cuesta de enero! Cada año oímos esta expresión en cuanto que acaban las fiestas navideñas. Y es que los excesos de la Navidad no sólo han conseguido que ganemos unos cuantos centímetros más de volumen. Además han dejado nuestra cuenta corriente temblando de frío, que para algo ya estamos en invierno.

Volvemos al trabajo, los cartones y papeles de los regalos ya están en los contenedores de basura, y lo que toca es pensar en cómo vamos a enfrentarnos a esta escalada que supone el comienzo de todos los años. Recuperarnos de los cuantiosos gastos navideños no es tarea fácil. Sobre todo cuando en enero todo sube: el gas, el transporte público, la electricidad, el teléfono…

Ante esta situación, lo mejor es no desesperar. Y sobre todo, en estos momentos en los que, quien más y quien menos, nos paramos a pensar en los consabidos propósitos, incluir entre ellos el evitar los errores cometidos en ese pasado tan reciente. Y para que nos se nos olvide cuando llegue el momento oportuno, mejor será que tomemos un papel, lo apuntemos todo y lo guardemos para revisarlo en vísperas de la próxima Navidad.

Y como la gasolina parece ser nuestro peor enemigo, quizás sea una buena ocasión para usar nuestras piernas e ir andando a aquellos lugares que no estén muy lejos. Media hora de caminata no hace mal a nadie. Más bien todo lo contrario. De este modo matamos tres pájaros de un tiro: ahorramos, hacemos ejercicio y perdemos algo de peso. Los tres propósitos casi universales para todo nuevo año y que en Andalucía se pueden cumplir con más alegría gracias a su magnífico clima.

Ya puestos a gastar menos y a cumplir todos nuestros buenos aunque no siempre nuevos propósitos, también podemos comer menos y de forma más sana. ¡Arriba la dieta mediterránea! Las verduras y los productos de la huerta de nuestra Andalucía se convierten ahora en uno de nuestros mejores aliados para ahorrar y recuperar nuestra figura.

Otra típica intención para el nuevo año es la de dejar de fumar. He aquí otra opción de ahorro. Dejamos de fumar, abrimos nuestros pulmones para que se nos haga más fácil la caminata diaria, y el dineral que cuesta el tabaco lo destinamos a otros productos o servicios realmente necesarios. ¡Si es que no es tan difícil!

Los expertos aseguran que la cuesta de enero no es algo inevitable. Que podríamos sortearla planificando adecuadamente nuestras compras de forma previa a la Navidad, ahorrando un poquito cada mes y evitando adquirir cosas innecesarias. Así que ahora también es buen momento para replantearnos nuestros gastos, además de nuestros hábitos. Lo que no quiere decir que tengamos que reducir nuestra calidad de vida. Incluso puede suponer todo lo contrario.

Pero enero, además de cuesta, también significa rebajas. Así que debemos tener mucho cuidado, porque si nuestra economía ya está tocada, más puede estarlo si compramos cosas innecesarias (y que en muchos casos ni siquiera llegaremos a usar). Ya se sabe que comprar sólo porque estaba “baratísimo”  casi nunca es buena idea. Las rebajas pueden ayudarnos a equilibrar nuestra economía siempre que las usemos con sentido común, para adquirir aquello que realmente nos hace falta y, por tanto, usaremos con toda probabilidad.

Ya lo dice el refranero, año nuevo, vida nueva. Y este año queremos empezarlo con renovadas energías, con mucha salud y mucho amor; que el dinero ya lo recuperaremos gracias a estos fabulosos propósitos... 
Eso sí, siempre y cuando los cumplamos.