Blog Languages

Comarca de Granada - Alfacar

Vista del municipio de Alfacar

Alfacar

por Marta Palomo Hermoso

En esta localidad granadina se dice que fusilaron al poeta universal Federico García Lorca. De ahí que exista un parque en su memoria y en la de los fusilados durante la Guerra Civil española.

Si algo tiene este pueblo es memoria histórica ya que sus orígenes datan del siglo XI, aunque encontremos restos arqueológicos de la era Neolítica.

Al encontrarse en un entorno natural privilegiado, es uno de los accesos alParque Natural de la Sierra de Huétor, gozó de mucha popularidad entre los monarcas ziríes que se retiraban allí para disfrutar de los famosos baños árabes. Restos de ellos encontramos en el centro de la localidad.

Sólo su situación, en la ladera de la sierra de la Alfaguara, posee valor histórico, pues allí existió una playa hace 20 millones de años. Es la zona de “el caracolar”, donde aún pueden apreciarse arenas petrificadas y conchas.

.

La fuente de Aynadamar o fuente de las lágrimas

Su centro urbano conserva aún la magia árabe que lo envolvió antaño, con monumentos como la fuente de Aynadamar, conocida también como fuente de las lágrimas porque cuenta la leyenda que su manantial emanaba agua poco a poco, casi lágrima a lágrima.

Merece la pena visitar la Ermita de San Sebastián y la Iglesia Parroquial de la Asunción.

Además de recorrer sus rincones, llenos de historia, los visitantes pueden realizar rutas de senderismo por sus alrededores, donde encontrarán cuevas a poco menos de un kilómetro de la localidad.

Destaca de su gastronomía el pan, pues siempre ha habido molinos de harina en Alfacar.

Se conserva entre sus festividades una tradición árabe, conocida como la Fiesta del Capacho, en la que se queman las alforjas que transportaban el pan, en la actualidad se queman objetos antiguos.

Para llegar a Alfacar desde Granada hay que recorrer unos 19 kilómetros. Tomaremos la A-44 dirección Málaga y a la altura de Monteluz nos desviamos por la A-92 dirección Almería hasta encontrar el desvío que enlaza con nuestro destino.