Blog Languages

Buceo - Granada

Buceo - Granada

Almería | Cádiz | Granada | Huelva | Málaga

De este a oeste, dos son las zonas de la provincia de Granada en las que se concentran los mejores lugares para la práctica del buceo: la que ocupa la franja de Castell de Ferro a Calahonda y la conocida como La Herradura, en el término municipal de Almuñecar. La mayoría de los puntos de inmersión comprendidos en ambas zonas son idóneos para aquellos que buscan encontrar una variada y rica fauna. La dificultad que entrañan cada uno de ellos es diferente. Algunos lugares son aptos para principiantes y otros, sólo para buceadores experimentados.

La Aguja: este punto de inmersión se localiza en la localidad costera de Castell de Ferro, más en concreto, al suroeste de la Torre del Melonar, a no más de 20 m. de profundidad. Se trata de una estrecha punta rocosa que se adentra en el mar desde tierra, y que se prolonga bajo el agua formando paredes en los lados de levante y poniente. Contemplaremos la fauna incrustante típica de estos lugares y muchos nudibranquios. En el fondo arenoso, también veremos algunos ejemplares de tembladeras.
Cualquier época de año es buena para practicar el buceo en punto, que no entraña ninguna dificultad.

Cueva del Agua: en una pequeña y profunda ensenada, también en la localidad de Castell de Ferro, a poniente de la Punta del Melonar, se encuentra este punto de inmersión apto para principiantes. Las superficies rocosas están muy colonizadas por organismos bentónicos y, en algunos puntos, también hay llamativas gorgonias. Además, con frecuencia, se pueden ver peces luna. La profundidad máxima de esta inmersión no superará los 21 m. y cualquier época del año es buena para llevarla a cabo.

La Rijana: la inmersión se realiza sobre la prolongación submarina de la Punta de la Rijana, en Calahonda, formada por grandes bloques de piedra que dejan pasadizos y túneles por los que se accede al otro lado de la punta. Veremos fauna incrustante en abundancia y, durante toda la inmersión, el cielo submarino estará cubierto de nubes de castañuelas y tres colas. Esta inmersión es muy adecuada para principiantes y se puede llevar a cabo en cualquier época del año.

Punta de Zambullón o Tajos de Calahonda: también se localiza en Calahonda, bajo la Torre del Zambullón, a una profundidad máxima de 21 m. Será necesario contar con cierto grado de experiencia para llevarla a cabo. El fondo rocoso está formado por gran cantidad de bloques de piedras caídas del acantilado que forma la punta del Zambullón. Numerosa fauna incrustante tapizan de bellos colores las superficies de la roca. En las zonas más umbrías, los tonos predominantes son los anaranjados y amarillos. Cualquier época del año es adecuada para disfrutar de esta inmersión.

El Berenguer: se localiza en la pequeña villa residencial de La Herradura, en la zona de levante de la Punta de la Mona. Es un área muy amplia, en la que se pueden llevar a cabo varias inmersiones, algunas sólo aptas para buceadores con cierta experiencia. El recorrido transcurre por el acantilado submarino que existe a levante de la Punta de Mona. Los numerosos bloques de roca que se han ido desgajando de su pared han formado muchas y grandes grietas. Conforme nos acercamos a la Punta de la Mona, la profundidad de la inmersión aumenta considerablemente, pasando de ocho a 20 m. A partir de este punto, hay que tomar precauciones, porque, a veces, las corrientes son muy fuertes. Madréporas, esponjas, manos de muerto, ascidias y abundantes nudibranquios son parte de la fauna que habita en esta zona; además de otras especies como meros, pulpos, langostas y peces luna.

La Piedra del Hombre: esta inmersión, que se puede realizar durante todo el año, es recomendable llevarla a cabo al atardecer, cuando los contrates de luz realzan la belleza del lugar. Se localiza a unos 100 m. de la costa, en la zona de levante de la ensenada de La Herradura, a una profundidad no superior a los 19 m. Se trata de grandes piedras que emergen del fondo y que están repletas de macrofauna bentónica que llena de color el paisaje. Para bucear en esta zona no es necesario contar con mucha experiencia, ya que la inmersión no entraña dificultades.

Cerro Gordo: se localiza en la zona de levante del acantilado de Cerro Gordo, dentro de la zona protegida del paraje natural del mismo nombre, y está formada por grandes bloques de piedra al pie del mismo. Es una inmersión apta para principiantes, que se puede realizar durante todo el año y que alcanza una profundidad máxima de 18 m. Cuando el viento de poniente sopla en esta zona, este punto de inmersión es ideal, ya que está protegido de ellos. La fauna que encontraremos es la misma que en Punta de la Mona, pero menos abundante.

La Huerta: la inmersión se desarrolla entre grandes bloques de roca caídos del acantilado de Cerro Gordo, a unos 700 m. a poniente de la Punta de Cerro Gordo, en el entorno protegido del Paraje Natural Acantilados de Cerro Gordo-Maro, a una profundidad máxima de 18 m. Encontraremos abundante fauna bentónica. Este punto es ideal para buceadores principiantes.