Blog Languages

Buceo - Cádiz

Buceo - Cádiz

Almería | Cádiz | Granada | Huelva | Málaga

Los mejores puntos de inmersión de la provincia gaditana se encuentran repartidos en tres zonas bien delimitadas: de Tarifa a Punta Camarinal, de Barbate a Cabo Roche y de Sancti-Petri a Bahía de Cádiz. Su situación y características geográficas, su clima y su historia han contribuido a que sus fondos marinos sean ricos en pecios y restos arqueológicos de antiguas civilizaciones.

Campo de Laminarias: situado a un centenar de metros de la cara de levante de la Isla de Tarifa o de Las Palomas, esta inmersión nos permitirá bucear entre un bosque de laminarias, a 25 m. de profundidad. Las laminarias son microalgas que alcanzan una altura de tres metros y que, en su base, dan cobijo a pequeños organismos de gran atractivo visual. En las proximidades también encontraremos cepos romanos y anclas fenicias.
Las corrientes en esta zona son frecuentes, por ellos es necesario cierto grado de experiencia para llevar a cabo la inmersión. En cualquier caso, la mejor época del año para hacerlo es aquella en la que no reine un fuerte viento de levante.

San Andrés: este punto también se localiza en la Isla de Tarifa, frente al faro, a entre 25 y 28 m. de profundidad. Se trata de observar los restos del San Andrés, un vapor impulsado por palas que se hundió a principios del siglo XX, al chocar contra el cantil. Sólo quedan algunas estructuras metálicas cubiertas por incrustaciones marinas e integradas de forma espectacular en el paisaje. Entre los habitantes más conocidos y llamativos de este pecio se encuentran los congrios, algunos de ellos de más de dos metros, que, acostumbrados a la presencia de buceadores, se dejan acariciar e incluso posan para los fotógrafos.
Para la inmersión en este punto es necesario contar con cierto grado de experiencia y es mejor hacerlo cuando no sopla el viento de levante.

Las Cuevas: el gran atractivo de este punto de inmersión, localizado en la zona de poniente de la Isla de Tarifa, es que supone recorrer un singular laberinto de pasillos y túneles que se han ido produciendo por el desprendimiento de grandes bloques de piedra del acantilado submarino que forma la isla en su perímetro. Las numerosas paredes umbrías se encuentran tapizadas por multitud de especies incrustantes. Un multicolor mosaico de esponjas, ascidias y madréporas a no más de 12 m. de profundidad.
Es recomendable llevar a cabo esta inmersión sólo cuando no sopla fuerte viento de poniente y siempre que se tenga cierto grado de experiencia como buceador.

Los Marrajos: a 3,2 millas al noroeste del puerto pesquero de Conil, la profundidad de la inmersión no superará los 14 m. La zona es idónea para aquellos que están iniciándose en la práctica del buceo y que tienen interés en ver una rica fauna y algunos restos arqueológicos. El recorrido tiene lugar entre grandes bloques de piedra muy colonizados por madréporas, gorgonias, sargos, urtas, borriquetes, morenas y congrios. En cuanto a los restos arqueológicos, se tratan de cepos romanos, tan abundantes en el litoral gaditano.

Los Boquetes: este punto de inmersión se encuentra a cuatro millas al sureste del puerto deportivo de Barbate. Es un amplio roquedo en el que se pueden hacer innumerables inmersiones con una profundidad media de 15 m. En el interior de las rocas, repletas de agujeros perfectamente redondos, encontramos gorgonias de varios tonos y numerosos ejemplares de tres colas, además de sargos, bodiones, doradas, borriquetes, salmonetes reales y centollos. Una zona llena de vida apta para los buceadores principiantes.

Fuentebravía: el mayor atractivo de este punto de inmersión, que se localiza en la Bahía de Cádiz, frente a la playa de Fuentebravía, es su idoneidad para amantes del buceo nocturno. La mejor época para visitar esta zona es el verano y no necesitaremos ser buceadores experimentados para recorrer el cordón rocoso que se alterna con áreas de arena, a una profundidad máxima de nueve metros.

La Caleta: este punto se localiza en la playa del mismo nombre, en la Punta del Nao, en el casco antiguo de la ciudad de Cádiz. La inmersión en esta zona, que no superará los 15 m. de profundidad, es muy interesante para los amantes de la arqueología submarina y para aquellos buceadores que se están iniciando en la práctica de este deporte. En sus fondos rocosos podremos observar gran cantidad de restos de cerámica, cañones del siglo XVIII, cepos romanos, así como restos del forro de cobre de un galeón. El verano es la mejor época para visitar este punto.

Hazte Afuera: a 1,9 millas al suroeste del Castillo de Sancti-Petri, para llevar a cabo esta inmersión que no superará los 15 m. de profundidad, es necesario contar con cierto grado de experiencia como buceador. Se trata de fondos constituidos por grandes bloques de piedra bastante colonizados por fauna incrustantes, además de sargos, mojarras, bodiones y doradas. Hacia el sureste, esta zona de buceo continúa hasta el Cabezo de la Pasada. Aquí yacen, sobre la arena y como única señal de un naufragio, algunos cañones. El verano es la mejor época para esta inmersión.