Blog Languages

Formación y Empleo - Entrevista a María Graciani García

Entrevista a María Graciani García

ENTREVISTA A MARÍA GRACIANI GARCÍA, ESCRITORA, CONFERENCIANTE Y PERIODISTA.

María es un claro ejemplo de esa frase que en tiempos estuvo tan de moda: “joven, pero sobradamente preparada”. Con tan solo 28 años, esta sevillana ya ha publicado su primer libro: Motivulario, está a punto de ver publicado su segundo, Abuelo A+BUE=LO, es miembro destacada de Top Ten Speakers Spain en Top Ten Business Experts, Celebrity Speaker y articulista en diversas publicaciones empresariales.

Con dos carreras y siete másteres en su haber, no encontraba el puesto de trabajo que anhelaba. En los numerosos procesos de selección a los que se presentó antes de decidirse a escribir su primer libro, o bien era rechazada por falta de experiencia o lo que le ofrecían eran puestos de jornada completa y partida, por un suelo que, como mucho, llegaría a los 200 euros. Ante semejante panorama, decidió dedicarse a su pasión, donde ella cree que reside su mayor habilidad, y empezó a buscar alternativas para ganarse la vida haciendo lo que más le gusta: comunicar.

Dinámica, luchadora, emprendedora y con las ideas muy claras desde su más tierna infancia, María responde entusiasmada a cada una de las preguntas, que ilustra con numerosas anécdotas.

María Graciani García, en su primer TEDx. Sevilla, enero de 2013.

AC: ¿Qué fue lo que pasó para que con 11 años ya decidieras ser escritora?

María Graciani García:Pienso que no fue un hecho concreto, sino que empecé a darme cuenta poco a poco. En las clases de lengua, literatura, historia, filosofía, me sentía particularmente bien. Y en el colegio, cada vez que pedían un voluntario para algún certamen, para escribir una redacción, yo siempre me apuntaba. Y tanto en mi casa como en el colegio, me lo celebraban mucho, y eso me daba más ganas para seguir escribiendo. Aunque creo que hay un hecho que marcó un antes y un después. Fue en 5º de primaria, cuando mi profesor me encargó que escribiera el teatro de fin de curso. Un encargo que me hizo sentir casi como un ministro y que yo acepté con la condición de que en él participaran los 40 alumnos de la clase. Los padres se quedaron alucinados con el montaje y ya hubo alguno que le comentó a mi madre que me veían como escritora.

AC: Cuentas que con esa edad, más o menos, empezaste a leer libros de Bernabé Tierno.

María Graciani García: Esto fue un día, creo que en el año 96, era verano, que vi que mi madre -a ella también le ha gustado siempre mucho leer- tenía sobre la mesita del salón un libro: La fuerza del amor, que fue uno de los primeros libros de Bernabé Tierno. Y lo miré por detrás para ver si había un resumen, para ver de qué iba, porque era muy diferente de todos los libros que yo había leído hasta el momento. Siempre cuento la anécdota de que en ese año me había leído en un mes 65 libros, pero la gran mayoría eran del Barco de Vapor. Y nunca hasta ese momento había encontrado un libro como el de Bernabé Tierno.

AC: ¡¿65 libros en un mes?!

María Graciani García: Sí. Don Manuel, el profesor que me encargó el teatro, puso ese año una especie de mini biblioteca al final de la clase para fomentar la lectura e hizo una especie de fichas de lectura para controlar quién tenía cada libro, por cuánto tiempo y que realmente lo había leído porque tenía que completar un apartado con el resumen del libro, tus impresiones, lo que más te había gustado… Y yo me animé mucho, porque además, Don Manuel me lo celebraba mucho, me animaba a seguir leyendo y cumplimentando las fichas de lectura correspondientes.

Con las fichas de lectura empecé en el años 92, cuando tenía 7 años, en libros en blanco que mi padre me traía y que me decía que rellenara con lo que yo quisiera: dibujos, escritura… Y es curioso, yo nunca hacía dibujos, pero sí ponía mis reflexiones sobre cosas que se me ocurrían. Y en esas primeras reflexiones escritas con letra de niña pequeña tengo: “algún día seré una buena escritora, publicaré libros”. A esos libros yo les llamo ‘mis memorias’ y ya voy por el décimo volumen. Recopilando esas impresiones, esas cosas mías de ‘mis memorias’, en dos meses escribí Motivulario, aplicando todas esas reflexiones e impresiones al mundo de la empresa.

María Graciani García

María con el Premio Iniciativa Literaria Fundación Morera&Villejo.

AC: ¿Y qué fue lo que te llevó a convertirte en periodista?

María Graciani García: Yo tenía muy claro cuando empecé con la selectividad, cuando empecé a pensar en elegir una carrera (mis padres siempre me dijeron que eligiera lo que yo quisiera, lo que me dictara mi mente y me corazón), que mis derroteros no iban a ir por los números. Y como no había una carrera que se titulara para escritora, pensé en periodismo, porque muchos de los periodistas terminan escribiendo libros, y como también me gusta mucho el tema de transmitir, comunicar, soy muy expresiva. Pero cuando terminé la carrera, en el 2008, ya con la crisis, tuve claro que tenía que diferenciarme y hacer más cosas. Empecé con un máster en periodismo. Y cuando lo hice, me di cuenta de que me faltaba algo, algo que al principio no sabía cómo se llamaba y que terminé intuyendo que estaba relacionado con los Recursos Humanos. Y entonces hice un máster de RR.HH, en el que quedé alumna nº 1. Esto para mí fue una gran alegría, porque el día que me presenté a las pruebas de acceso al máster, muy bien los psicotécnicos, muy bien las pruebas de idiomas, pero la persona que hacía la selección, que posteriormente fue mi tutora, en principio no me quería coger. Y yo le pregunté que cuál era la razón, porque mis resultados en las pruebas hechas hasta el momento eran todos buenos. Y la respuesta que me dio es que siendo licenciada en periodismo, me iba a costar mucho trabajo estar al nivel que se exigía. Yo le dije que a mí me apasionaba el mundo de los recursos humanos, que es cierto que tenía una formación distinta al 90% de los que estaban postulando (la mayoría habían estudiado RRLL, Derecho, algunos Psicología), pero que precisamente por eso, pensaba que si bien yo podría aprender muchísimo de mis compañeros, y evidentemente del profesorado, que también yo podría aportar algo diferente, una visión diferente. De hecho, mis dos proyectos de máster fueron dos teatros y fueron los dos mejor puntuados por los directivos de empresa.

Por cierto, esta persona ni siquiera me felicitó. ¡Hay que ver que ser amable no cuesta dinero y crea un clima maravilloso! Y sin embargo ser desagradable, enrarece el ambiente, pasa factura emocional y personal a quien lo crea… En fin, yo tampoco necesito su felicitación. A mí me vale con ser consciente de mis bondades y de mis áreas de mejora.

AC: ¿Cómo te sientes ocupando un lugar entre los grandes speakers siendo tan joven?

María Graciani García: Súper ilusionada (Ilusión: incesante lealtad de uno mismo, sinergia de la pasión). Emocionada, muy agradecida por la editorial, por la gente que me mostró su apoyo desde el principio, por las agencias de speaker, que ahora son ellas la que me contactan (al principio era yo la que tenía que presentarme a ellas). Es un sueño hecho realidad. Feliz, ilusionada, agradecida y con muchísimas ganas de seguir. Y siento una responsabilidad grande para con mis lectores, los asistentes a mis conferencias… por seguir dando más de lo mejor de mí misma, yendo al próximo nivel, superándome cada día.

María Graciani, en su ponencia de TEDx La Rioja, el 24 de abril del 2013

AC: Te defines como escritora, conferenciante y periodista. ¿Qué es lo que más te gusta de cada una de estas tres facetas profesionales?

En definitiva, todo se reduce a lo mismo, mi pasión por la comunicación. Se trata de llevar a los demás ideas útiles tanto para la faceta personal como para la profesional, y estar abierta a conversar con tu audiencia.

Una de las cosas que más he echado de menos en los libros que he leído de Bernabé Tierno y de otros autores es una vía de comunicación, una forma de contactar con esos autores para poder expresarle mis inquietudes y reflexiones sobre lo leído. Yo desde un principio, en mis conferencias y en mi libro, dejo mi mail para que mi público pueda contactar conmigo fácilmente.

Recuerdo que un señor ya mayor, jubilado, de Galicia, a los pocos meses de salir mi libro Motivulario (abril del 2012), me escribió para contarme que después de leer mi libro, tenía una razón por la que vivir. Y eso me da un subidón. Porque te das cuenta de que estoy llegando a la gente. Y cuando estoy un poco baja de ánimos, leo éste y otros correos con mensajes semejantes, para recuperar el ánimo.

©

María en el programa de TVE Para todos la 2.

AC: ¿Qué hiciste para conseguir que te publicaran Motivulario?

María Graciani García: Yo empecé a escribir Motivulario antes de tener editor. Mi madre me decía: ¿pero tú conoces a alguien? Y yo le decía que no se preocupara, que la sinergia positiva se crea y se retroalimenta, como la energía, que ni se crea ni se destruye…

Cree mi perfil de Linkedin porque pensaba que por ahí podría aumentar mis contactos profesionales. Y empecé a buscar, pero a tiro hecho. Yo quería publicar con Empresa Activa. Contacté por esta vía con un escritor de éxito que iba a dar una conferencia en Sevilla, para pedirle que me recibiera en el halll del hotel donde se iba a alojar. Ir a su conferencia suponía un desembolso de una cantidad de dinero que yo no podía permitirme en ese momento, pero no podía dejar pasar la oportunidad de hablar con este señor. Estuvimos dos horas reunidos.

Pero estuvo todo el rato hablando él. Yo quería un diálogo y me encontré con un monólogo. Después de presumir de que tenía muchísimos contactos, de que su editora era muy buena, cuando le dije que genial y que si me podía pasar algún contacto, empezó a intentar desanimar. Me dijo que con la edad que tenía, que mejor que optara por la auto edición de mi libro y no por buscar editor. Me dijo que para que me publicaran, tendría que adelantar unos seis mil y pico euros. Que una amiga suya muy conocida del ámbito de RR.HH quería publicar en Empresa Activa y le pidieron ese dinero de adelanto. Y yo le contesté que ¡vaya negocio era ese! Ahí se quedó la cosa, quedé en que él me prologara el libro, pero terminé liberándole amablemente de esa responsabilidad. Me di cuenta de que no me estaba tomando en serio.

Y con esta experiencia, decidí enfocarme en Empresa Activa. Empecé a buscar como loca al editor jefe por Linkedin, lo encontré, contacté con él y le conté todas mis inquietudes, le envié mi currículo y mi manuscrito, que no eran más que 10 páginas en aquel momento. Tardó una semana en contestarme, pero cuando lo hizo me dijo que se le había movido el alma, que siguiera escribiéndolo y que cuando lo tuviera terminado, se lo mandara. Así lo hice y el 16 de enero me llamó para confirmarme la publicación de mi libro el 23 de abril del 2012. Y no me pidieron que pagara nada, al contrario, me dieron un adelanto, igual que me lo han dado ahora por la publicación de mi segundo libro.

©

María en la Feria del Libro de Sevilla en 2012 promocionando su libro Motivulario.

AC:¿Cuál es el mejor consejo que te han dado y quién te lo ha dado?

María Graciani García: Los mejores consejos me lo han dado mis padres. Uno que me ha servido mucho, me lo dio mi padre: “hija mía, la toalla se tira dos segundos después de haber muerto, nunca antes; cuando ya seas un cadáver y que te la arranquen de las manos”. Otro que también me dio mi padre fue el del arte del barbero, que es pelar donde no hay pelo. Cuando me lo decía siendo yo pequeña, me lo tomaba como un chiste y se lo contaba a mis amigos como algo gracioso. Pero a medida que pasaron los años, lo fui entendiendo. Y, por último, mi madre siempre me ha dicho que la línea de la dignidad que nunca la pise nadie, que con más dinero, con menos dinero, tus circunstancias pueden ir variando a lo largo de los años, pero tu dignidad siempre ahí.

AC: Ya has cumplido tu sueño de convertirte en escritora, ¿algún otro gran sueño pendiente de cumplir?

María Graciani García: Ahora me planteo, con ganas y con tiempo, con DisDi (Disciplina que se DIsfruta), convertirme en un referente a nivel nacional e internacional en el mundo de la narrativa empresarial y de la motivación. Sé que al final lo conseguiré. No sé qué día, ni de qué año, de qué fecha, pero es un objetivo que tengo y estoy dispuesta a poner todo mi tiempo, mi energía, mi ilusión y la DisDi con mayúscula que haga falta para conseguirlo.

AC: Lo más importante para ti en la vida es…

Saber que cuento conmigo misma, que me puedo levantar cada mañana diciendo: pues sí señor, tengo las riendas de mi vida, mi vida la llevo yo. Y tener la consciencia de que puedo hacer cualquier cosa; cualquier cosa que me proponga, sé que la voy a conseguir. Tener esa consciencia y, en cuanto a los valores, saber que de mis padres y de mis amigos siempre voy a tener amor, alegría, apoyo… Para mí, los valores humanos son fundamentales. Creo que yo no sería yo sin esos valores y sin ese empuje que yo tengo; sería otra María. Para mí es fundamental saber que mi patrimonio, en grande y en negrita y subrayado, es que me tengo a mí misma.

©

Su segundo libro, Abuelo, sale a la venta a partir de la primera semana de julio.

AC: Seguro que muchos te preguntan de dónde sacas tiempo para hacer tantas cosas. ¿Cuál es tu fórmula mágica?

María Graciani García: Suelo decir que yo tengo “Tuti”, tu tiempo. Me gusta levantarme tempranito, entre las seis y las seis y cuarto, hago mi deporte, libero endorfinas, y después de eso, me pongo con las redes sociales, para ver qué hay cada día. Y cada día escribo el ‘motidiario’ por Facebook y por Twitter, que ya no son palabras de Motivulario. Eso sería muy fácil, repetir lo ya escrito. Se trata de dar un paso más, inventando palabras cada día que acompaño con una imagen que ilustre en cierta forma lo que quiere decir el concepto, desgloso el concepto y para añadirle un nivel más de dificultad, intento que incluso rime. También leo un rato, me pongo a escribir artículos para tener en la recámara cuando me piden de alguna revista (me gusta escribir con tiempo), artículos sobre valores que son atemporales, personalizo mis presentaciones según el evento, la empresa que me lo pida…

AC: ¿Qué consejos darías a las personas que está buscando trabajo y no lo encuentra?

María Graciani García: Quizá el consejo que me di a mí misma en su momento. Desde que salí de mi último trabajo, que fue en febrero del 2011, hasta octubre del mismo año, cuando ya por fin me reuní con el escritor que te he comentado con la idea en mente de publicar mi primer libro, en ese lapso de tiempo tuve 34 entrevistas de trabajo. Y fue muy curioso, porque se me repetían dos situaciones. Una en la que me decían que lo sentían mucho, pero que necesitaban a una persona con un mínimo de 5 años de experiencia, y yo, con prácticas incluidas, no llegaba a los dos años de experiencia. Y la otra situación era que me decían que era estupenda, que encajaba en el puesto y la empresa maravillosamente, mañana empiezas… y lo que querían era que trabajara prácticamente durante un año gratis o, en el mejor de los casos, cobrando entre 120-200 euros mensuales trabajando mañana y tarde. Y entonces dije: se acabó.

Tienes momentos de tristeza, de decir esto qué es, con tres idiomas, siete másteres, habiendo sido nº 1, dos carreras y me pasa esto, esto es horrible. Y mis padres necesitando también mi aportación económica porque mi padre tuvo que cerrar su segunda empresa, una inmobiliaria, hace cuatro años y no tiene ninguna entrada. Y mi madre funcionaria, con los recortes que han hecho, le han bajado el sueldo de una forma brutal. Nosotros hemos estado semanas comiendo pan con aceite, así te lo digo. Hay gente que a lo mejor me ve ahora y piensa que lo he tenido fácil… Si la gente supiera en las condiciones que he escrito mi segundo libro, a luz del candil. Hemos tenido meses la luz cortada. Escribiendo a mano, y luego pasándolo al ordenador.

Así que el consejo que yo daría a esas personas es que piensen en cuál es su mejor habilidad, porque todos tenemos una, y que se pongan a ello. Es lo que yo hice un día, pensar en lo que yo sé que sé hacer mucho mejor que la media, donde puedo destacar de una forma brillante: escribir. Y me dije: ¡ponte a ello!

Hay gente que te puede decir que para emprender hay que tener dinero. Yo estaba sin un duro cuando empecé y no presté oídos a esta persona que me dijo que para publicar, tenía que pagar. Yo no invertí ni un duro. Yo hice un buen trabajo y me dieron dinero por adelantado. Que piensen en su mejor habilidad, le echen DisDi (Disciplina que se disfruta), se pongan a ello al 500%, que los frutos vienen mucho antes de lo que uno espera. Lo he vivido por mí misma, y por eso me permito dar ese consejo.

Si te ha interesado este artículo, también te pueden interesar:

Cómo descubrir tu talento

Autoconocimiento y empleo