Blog Languages

Andalucía (Jiménez-Rodiles) gana a Levante (García-Lara)

ANDALUCÍA (Jiménez-Rodiles) gana a LEVANTE (García-Lara)

Para adquirir las entradas: www.golfinspain.com

Sotogrande, San Roque (Cádiz), martes 26 de octubre de 2004

La totalidad de los 54 participantes en el Volvo Masters Andalucía ya están en Valderrama. Unos fueron más madrugadores, como Darren Clarke -anotó el primer punto para el equipo europeo de la Ryder Cup junto a su amigo Jiménez, con quien intercambia puros-, campeón del Volvo Masters Andalucía 98, que empezó a practicar ayer lunes bastante temprano; o Joakim Haegman -asistente del capitán en la Ryder Cup-, también en el campo desde el lunes por la mañana. Otros se lo han tomado con más calma, por ejemplo, el escocés Stephen Gallacher (ganador hace tres semanas en St. Andrews), que hoy solo daba algunas bolas en el campo de prácticas acompañado por su hijo de tres años y medio, quien estaba dando unos drives espectaculares para su edad, mientras Lee Westwood (Volvo Masters Andalucía 97) le miraba impresionado, no al padre sino al hijo.

Pero toda la atención estaba centrada en un solo partido, en el que se batía un duelo seguido por el público que hoy ha venido a Valderrama a presenciar las vueltas de entrenamiento: Levante contra Andalucía, o mejor dicho, paellas contra boquerones, Sergio Garcia y José Manuel Lara contra Miguel Ángel Jiménez y Carlos Rodiles. El encuentro se saldó con un 4 / 3 en favor de los malagueños.

Miguel Ángel Jiménez: "Nos los hemos quitado del medio en el hoyo 15. Ha sido bastante emocionante, a veces hemos ido muy pegados unos a otros, pero a partir del nueve nos pusimos dos arriba y no les dejamos remontar. Les hemos dado bien, con papel de lija para que no patinara".

Sergio García: "Ha estado muy bien ¡para ellos! A nosotros nos han tocado el morrillo y hemos perdido. Miguel se ha puesto a hacer birdies como loco, cinco en seis hoyos entre el 11 y el 16. A nosotros nos ha costado recuperar, eso que les hemos ganado dos hoyos hacia el final que si no... nos arruinan".

José Manuel Lara: "Casi desde el principio nos han tenido controlados. Miguel Ángel ha jugado y pateado muy bien, y nosotros, ninguno de los dos hemos estado acertados. Yo creo que he hecho un birdie en toda la vuelta, eso sí, he hecho pocos bogeys, pero con un solo birdie no se puede hacer nada a match-play. Hemos palmado 250 euros cada uno, demasiado poco para lo que podía haber sido. 
El campo es complicadito, y eso que hemos tenido suerte y no ha soplado el viento. Me han dicho que el rough está este año un poco más alto. Es un campo muy exigente y hay que conocerlo bien".

Carlos Rodiles: "Ha sido un partido muy divertido, muy igualado hasta el hoyo ocho, ahí íbamos empatados; en el nueve yo la he dejado dada, y luego Miguel ha empezado a meter los putts y no ha parado. El campo está en muy buenas condiciones, de los tres años que lo he jugado, creo que este es el mejor. 
Del año pasado tengo muchos recuerdos buenos. Si pienso en el play-off, lo primero que se me pasa por la cabeza son los putts del primer hoyo del desempate, sinceramente, pensé que metía uno de esos putts, no eran difíciles. Y, cuando fallé ahí, entonces todo cambió, pensé "igual, esto no está para mí", ya sé que no se debe pensar así pero yo lo hice. A partir de ahí, seguí jugando el play-off un poco ya con pensamientos negativos, pensando que era imposible ganarlo. 
Cuando estás así en un torneo tan importante es muy fácil desconcentrarse, de repente lo ves todo negativo, y a mí me pasó que, aunque seguía intentando estar concentrado, intuía que no iba a ganar. Jacobson iba fallando por todos los lados, y yo, cuando fallé yéndome a la derecha, me sentía de tal forma que fue como quitarme un peso de encima. Todo esto es difícil de explicar, sé que mucha gente no lo entiende, pero ahí está la parte mental del juego. Si me vuelvo a ver en esa situación sé que tengo que ser más paciente, he aprendido la lección del año pasado. 
Además, cuando estábamos jugando el hoyo cuarto del play-off, los árbitros nos avisaron de que probablemente ese iba a ser el último hoyo y, si no se acababa ahí, tendríamos que volver al día siguiente a terminar".