Blog Languages

Por segundo día consecutivo, el Segura Viudas Challenge de España fue suspendido, dos veces, debido a tormentas con aparato eléctrico El italiano Naopoleoni líder con -15

Figueres (Girona), sábado 12 de junio de 2004

Sol radiante, intenso calor, un par de tormentas con aparato eléctrico incluido, fuertes lluvias…, por segundo día consecutivo el Segura Viudas Challenge de España, que se disputa en Torremirona Golf & Spa Resort (Figueres, Girona), estuvo marcado por unas condiciones meteorológicas cambiantes e imprevisibles que obligaron a suspender en dos ocasiones la competición, retrasando considerablemente su desenlace, que situó, tres horas después del horario inicialmente previsto, al italiano Alessandro Napoleoni como nuevo líder del torneo, con 15 bajo par.

El jugador transalpino se desenvolvió como pez en el agua en las húmedas condiciones en las que a él le tocó jugar, ascendiendo desde la quinta plaza tras superar con creces los cuatro golpes de desventaja que tenía con respecto al sueco Johan Skold, ahora segundo con 14 bajo par junto al francés Gregory Bourdy.

Napoleoni: "He metido putts buenísimos y eso es lo que me ha valido par la vuelta de hoy, 66 golpes. De tee a green no he sido tan bueno, empecé fallando algunas calles por los nueve primeros hoyos. Estoy agotado; el primer parón por la tormenta me cogió en el hoyo 12, que terminé con un birdie desde cuatro metros, pero en el 13 me costó un bogey por irme a los árboles de la derecha; luego, la segunda vez que tuvimos que meternos en la Casa Club, estaba en el 14 y me fui al bunker".

El juego estuvo parado entre las 14:40 y las 16:00 horas y, posteriormente, entre las 16:35 y las 17:45, dos incidencias consecutivas acompañadas por una fuerte lluvia que variaron por completo las condiciones con las que se encontraron los jugadores que actuaron por la mañana, soleada y calurosa, y que quedaron reflejados en el marcador con resultados menos brillantes por parte de los líderes que en las jornadas previas.

Por el contrario, quienes actuaron por la mañana se vieron beneficiados, lo que ha generado un reagrupamiento en la parte alta de la clasificación que incrementa la emoción de cara la jornada final.

De los primeros clasificados, el sueco Johan Skold, 71 golpes hoy, era quien más se lamentaba de las circunstancias meteorológicas adversas y de los dos parones: "Me ha afectado más de lo previsto. He perdido la concentración y no he estado tan fino como en los días anteriores. He tenido muchos problemas con el putt porque, además, con los hierros la he dejado bastante más lejos de las banderas que ayer. Por si fuera poco, me fui fuera de límites en el hoyo 11 e hice doble bogey. Lo único bueno es que estoy bien posicionado y que las diferencias son muy cortas, por lo que mañana puede pasar cualquier cosa"

El sueco Leif Westerberg, número uno del ranking europeo, ocupa el sexto puesto empatado con 12 bajo par, después de una tercera vuelta de 65 golpes, en la que logró cinco birdies consecutivos del hoyo tres al siete: "Los líderes no me sacan tantos golpes y voy a intentarlo todo mañana, me gustaría mantener la primera posición en el Orden de Mérito, es mi meta para esta temporada".

Entre los españoles la atención se centró en la actuación de los madrileños Gabriel Cañizares y Álvaro Salto, ambos empatados en el puesto 11º con 11 bajo par. Curiosamente ambos alternaron la localización de sus aciertos: mientras que Gabriel Cañizares se lucía en la primera parte del recorrido y lo superaba con más dificultades en la segunda, Álvaro Salto lo bordó en los segundos 9 hoyos tras un comienzo con más de un sobresalto.
Así, Gabriel Cañizares encadenó cuatro birdies en los seis primeros hoyos, tropezó en el ocho (su único error del día), se exhibió en el nueve (eagle) y firmó par tras par desde entonces a excepción de un nuevo birdie en el 12: "Estoy muy contento, pero sobre todo porque ayer, a falta de siete hoyos, iba al par, es decir, estaba bastante lejos del corte. ¡¡Y ahora mira, con -11!! He salido a jugar con rabia, tratando de olvidarme de los errores de la jornada pasada. Si entonces empecé con doble bogey, bogey, doble bogey, ahora he hecho birdie, birdie, par. Son cosas del deporte. Por fortuna hoy todo ha funcionado mejor. He pateado bastante bien a excepción del hoyo ocho, donde he fallado un putt de 4 metros. Menos mal que en el hoyo siguiente he hecho eagle, un drive fantástico, cerca de green, y un gran approach, superando el bunker que protege al hoyo. En la segunda parte del recorrido las cosas se han torcido un poco. Aunque tuve cinco oportunidades de birdie, sólo he aprovechado una".

Con el mismo resultado conjunto, la alegría que reflejaba Álvaro Salto era aún mayor dado que sus grandes aciertos se concentraron especialmente en los nueve segundos hoyos (birdies en el 10, 12, 13, 16 y 18) tras firmar el par en la primera vuelta merced a dos birdies más y un inoportuno doble bogey en el nueve: "No sé bien lo que pasó, fue el típico golpe malo en el que me fui a la izquierda, al rough, y desde ahí, aunque no la tenía excesivamente complicado, pegó en un árbol. Iba renqueando, haciéndolo bien pero sin que quedase reflejado en la tarjeta. Por fortuna, el hoyo 10 lo cambió todo. Creí que me iba al lago, pero pasé por encima del agua y luego metí un putt de unos 12 metros. A partir de ahí, la luna. ¡¡31 golpes nada más!! Las cosas las veía sencillas y, lo que es mejor, sabía como realizarlas. Lo que pasa es que aquí, aún haciéndolo tan bien, muchos jugadores tienen opción de hacer grandes resultados porque las calles están duras, corre más la bola, y los greenes más húmedos, por lo que se retiene en los approach. De cara a mañana soy optimista. Este año tengo gran confianza en mí mismo en las últimas vueltas. Estoy entrenando con Jason Floyd y me inspira afrontar las cosas con actitud muy positiva. Ya veremos qué pasa".